Asentamiento Ibérico de Esperilla

A poco más de un kilómetro de la localidad se encuentran los restos arqueológicos de la ciudad de Esperilla. Un asentamiento íberorromano que conserva además restos del Neolítico y la Edad de los Metales (desde el Neolítico hasta la época romana pasando por las civilizaciones turdetana, ibérica y cartaginesa). Pueden verse restos de sus viviendas, murallas y aljibes, destacando la gran cantidad de esculturas que aparecieron, en su mayoría esculturas de bulto redondo de figuras de leones, utilizados como ornamento en tumbas. Igualmente se han hallado tumbas de incineración y figuras de guerreros ataviados con túnica y faldellín corto, así como una figura femenina sedente cubierta con manto y con tocado en la cabeza, en piedra arenisca, aunque muchas de ellas han sido trasladadas a museos, entre ellos el Múseo Arqueológico de Espera. Se pueden relacionar estas figuras con el arte prerromano de Baza, Osuna y el Levante español. La muralla fue construida por los romanos sobre un asentamiento íbero de la Edad del Hierro II. Se encuentra en estado de ruina y solo quedan algunos vestígios. 

Es de acceso libre. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. En el año 1993 la Junta de Andalucía otorgó reconocimiento especial a los castillos de la Comunidad Autónoma de Andalucía.